Etiquetas

, , , , , , , ,

De acuerdo. Hemos tenido tiempo suficiente para encontrar un libro recomendable en los dos meses que llevamos con el blog de vacaciones. Sin embargo no ha sido fácil separar el grano de la paja en la gran cantidad de novedades que en este mes de septiembre hemos recibido en la librería en lo que los “mass media” llaman rentrée literaria: la carrera que las editoriales se echan unas a otras por ver cuál de ellas consigue el mayor número de ventas del otoño.

Bodas en casa de Bohumil HrabalComo ya habréis imaginado es una carrera que, si bien no podemos desdeñar, no nos vuelve precisamente locos. Saber que Ken Follet, María Dueñas, Javier Marías o el mismísimo Arturo Pérez-Reverte publicarán una novela durante este otoño es un dato interesante (y sobre todo algo que puede ayudar a las librerías en estos momentos en los que tan difícil se ha puesto mantenerlas por el descenso en las ventas [¡ay!] de libros). Pero para este espacio aún lo es más recorrer las estanterías en busca de ese libro que recomendaros, aunque ya lleve unos meses editado.

En esta ocasión es, de nuevo, una recuperación (¿debemos disculparnos por ello?) de una obra publicada en España en los años 90 por la editorial Destino: la del nihilista más vitalista que ha existido en la literatura europea: “Bodas en casa“, del checo Bohumil Hrabal. La editorial El Aleph Editores lleva unos años recuperando la obra de este amante de los pequeños detalles, de los gestos mínimos y cotidianos que maravilló a todo el mundo con sus obras “Yo que he servido al Rey de Inglaterra”, “Trenes rigurosamente vigilados” o aquella que marcó la trayectoria librera de quien os escribe, la inolvidable “Una soledad demasiado ruidosa” (hoy agotada y pendiente de recuperar).

En “Bodas en casa“, Hrabal nos cuenta su vida de un modo magistral, convirtiéndola en una novela en la que se vive cada pequeño detalle con la tremenda desolación de la vida más dura, pero también con la gracia, el humor y el disfrute propios de este autor, más amante de la cerveza y los amigos que de los círculos literarios de su país. La novela está dividida en tres partes y, a pesar de ser la auténtica biografía de su autor, este cede la voz narrativa (y el protagonismo) a su esposa Eliska, la hija de un comerciante millonario a quien la guerra había dejado pobre y sola. Eliska nos abre su corazón y nos muestra su propia vida y la de Bohumil de un modo descarnado y valiente en un genial juego literario. Es además una crónica de un lugar y un momento: la Praga de la posguerra, de los conflictos entre los partidarios del vencedor régimen comunista y los nostálgicos del III Reich.

Los recursos estilísticos del autor no nos permiten perder la concentración en ningún momento (la falta de signos de puntuación en la segunda parte no deja respiro, pero cuando el lector se sumerge en esa cascada de pensamientos es profundamente placentera).

Si Hrabal se suicidó o no es algo que no debería tener la menor importancia. En cambio sí lop tiene la joya literaria que nos dejó uno de los mejores autores que ha dado la literatura centroeuropea.

Anuncios