Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

Mo Yan Premio Nobel de Literatura 2012Semana de Premios en el mundo libresco. Si el jueves 11 de octubre, conocíamos que el Premio Nobel de Literatura ha sido concedido al escritor chino Mo Yan, autor entre otras novelas de la dura y hermosa “Sorgo Rojo” (por cuya adaptación cinematográfica el entonces neófito Zang Yimou obtenía el Oso de Oro de Berlín a finales de los 80), el martes día 9 se fallaba en Madrid el Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial que finalmente recayó en la editorial gallega Kalandraka, precursora de una nueva forma de concebir los libros infantiles en nuestro país.

Quizá algunos de vosotros sepáis que nuestro Alberto, el jefe de todo este cotarro, ha formado parte del Jurado del Premio (del Nobel no, al menos de momento no) en representación de los libreros españoles y como miembro de dicho jurado debía presentar un candidato a las deliberaciones. Después de darle muchas muchas vueltas y tras varias noches sin dormir (quienes conozcáis a Alberto podréis percibir un pequeño toque irónico), presentó una candidatura interesante y atrevida: la editorial de cómics bilbaína Astiberri, candidatura que contó con numerosos apoyos y a punto estuvo de alzarse con el Premio. Habría sido la primera vez que una editorial especializada en cómic y novela gráfica obtuviera este reconocimiento, pero no pudo ser.

Arrugas, un cómic de Paco RocaPor todo ello, desde Taiga hemos querido hoy recuperar una de las mejores obras que, a nuestro entender, ha publicado Astiberri: una obra que obtuvo el II Premio Nacional del Cómic en el año 2008 y que fue adaptado al cine hace muy poquito con unos resultados también excelentes y con la concesión del Goya a la mejor película de animación y mejor guión adaptado. Hablamos, claro, de “Arrugas” de Paco Roca, un cómic fabuloso que merece la pena revisitar, que nos cuenta la conmovedora historia de Emilio, un exempleado de banca que es ingresado en una residencia de ancianos al sufrir una crisis del Alzheimer incipiente que sufre. Allí creará un vínculo especial con Ernesto, un interno al que se aferra para no dejar que esa cruel enfermedad pueda con él. La nueva vida de Emilio, la rutina, los momentos terribles y los divertidos, y su tajante negativa a permitir que su cerebro se vacíe de recuerdos y deban subirlo a la planta de los asistidos totales, son contados y dibujados por Paco Roca de un modo simple, sincero, divertido y muy intimista.

Emocionante, conmovedora, extraordinaria… Acercarse a esta novela gráfica, si no hemos tenido ocasión anteriormente, es ya, en sí, un buen Premio.

Editorial ASTIBERRI

Anuncios